Be personal

Todo es susceptible de ser diseñado, rediseñado, o de constituirse en soporte de diseño.

Estamos rodeados de superficies, entornos o productos que son un reto a la creatividad gráfica, de auténticas oportunidades para desarrollar iniciativas en las que trabajar sin la presión que constituye nuestra actividad profesional cuando está sometida a límites concretos.

Una pared que adornar con un plotter, un regalo personalizado en forma de álbum que recoja textos e imágenes generados en toda una vida, esa pieza decorativa que hay que reciclar...

Todo ello son oportunidades de trabajar en formatos alternativos y absolutamente personalizados, por lo que la satisfacción al concluirlos es otra de las caras de esa actividad polifacética en la que trabajamos los diseñadores gráficos. 

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

Utilizamos cookies para mejorar tu experiencia al navegar por nuestra web

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto